La Salud Oral y las Infecciones Sistémicas

La Salud Oral y las Infecciones Sistémicas by April 30, 2015 0 comments

Los enfoques terapéuticos modernos de la medicina se basan en la prevención. Tras examinar los resultados clínicos de muchas investigaciones acerca de las enfermedades y sus posibles etiologías, los investigadores han llegado a la conclusión de que prácticas cotidianas de higiene oral juegan un papel crucial en la prevención de múltiples enfermedades sistémicas. Por años, la medicina moderna ha estado identificando de manera consistente los microorganismos responsables de algunas de las infecciones sistémicas más comunes. Esto ha sido de gran ayuda para el tratamiento y erradicación parcial de estas enfermedades. Aun así, uno de los problemas mas serios que enfrentamos con nuestros pacientes es la recurrencia de condiciones o la transformación de infecciones agudas en infecciones crónicas.

Muchos pacientes se han acostumbrado a vivir con estas condiciones sistémicas, aceptándolas como algo natural. Es aquí donde entra de lleno la antropología médica clínica. Una ciencia que más allá de encontrar causas, busca el origen. Todos conocemos las causas de la enfermedad cardiovascular, la diabetes mellitus y la pneumonía bacterial, entre otras. Los antibióticos y modificaciones en la dieta son de gran ayuda en el tratamiento de estas condiciones que pudieran erradicarse de manera parcial o total con simples hábitos de higiene oral. La cavidad oral es la principal puerta de entrada a nuestro cuerpo. Aunque no es el único punto de acceso de las bacterias al sistema, es uno de los más importantes. La flora bacteriana asociada a infecciones del periodoncio (encía, hueso oral y ligamento periodontal) puede componerse de hasta 500 especies de bacterias.  Algunas no patógenas, pero otras con capacidad de penetrar y destruir tejidos circundantes. Los individuos mas susceptibles a enfermedad periodontal son pacientes inmunocomprometidos, diabéticos, pacientes con malignidad, artritis reumatoide, terapias inmunosupresivas o de corticoesteroides. Esto no significa que un individuo libre de padecimientos sistémicos no vaya desarrollar enfermedad periodontal. Los síntomas más comunes de enfermedad periodontal son sangrado (gingivitis inicial), pérdida ósea, halitosis y movilidad en los dientes. Si la enfermedad periodontal no es tratada, este foco infeccioso localizado en la boca, se puede trasladar a otras partes del cuerpo ocasionando infecciones letales.

Es imposible prevenir la entrada de bacterias a la boca. Lo que no es imposible es prevenir que estas se propaguen. Aquellos pacientes con pobre higiene oral en sus hogares se corren un gran riesgo de adquirir una infección sistémica en el Dentista. Procedimientos de extracciones dentales, curetajes, endodoncia y cirugías orales pudieran diseminar bacterias anaeróbicas de tipo gram negativo al tracto respiratorio y entérico. Es por esta razón que no se debe esperar al desarrollo de condiciones orales para buscar tratamientos interventivos. Es en

los tratamientos preventivos de limpiezas y chequeos rutinarios donde se pueden identificar malas practicas de higiene oral casera. Estudios demuestran que un nueve porciento de niños que recibieron tratamiento por caries rampantes habían sufrido de bacteremias, previas al tratamiento dental. Otros estudios han demostrado que a menos de un minuto de haber pasado por un procedimiento oral, organismos provenientes del área infectada alcanzan el corazón, los pulmones y capilares periferales. Cuando no se tienen practicas de higiene oral adecuadas, las bacterias subgingivales aumentan de 2 a 10 veces más, aumentando  también así la prevalencia y magnitud de las bacteremias. Algunas de estas bacteremias post procedimientos dentales solamente se evidencian clínicamente con un aumento leve en la temperatura corporal mientras son combatidas por el sistema reticuloendotelial.

Dentro de las bacterias gram positiva y gram negativas existen algunas con la capacidad de producir exotoxinas o enzimas citolíticas. Las exotoxinas tienen acciones farmacológicas específicas con propiedades sumamente poderosas y en ocasiones letales. El periodoncio también puede constituir una fuente de citokinas proinflamatorias y prostaglandinas asociadas a parto prematuro y bajo peso al nacer. La gingivitis gestacional es una respuesta hormonal agresiva del cuerpo (mayormente durante el segundo trimestre) a la acumulación de placa bacteriana. Por lo que aquellas mujeres con hábitos de higiene oral aceptables, en raras ocasiones desarrollan gingivitis durante el embarazo. Bacterias encontradas en la enfermedad periodontal (Streptococcus sanguis y Porphyromonas gigivalis) inducen la agregación plaquetaria, que a su vez desemboca en la formación de trombos y ateromas. Al estas bacterias ganar acceso al torrente sanguíneo tienen la capacidad de ocasionar infartos y accidentes cerebro-vasculares.

Por ultimo y no menos importante, investigadores han encontrado un vínculo entre la diabetes y la enfermedad periodontal. Ambas condiciones se afectan mutuamente agravándose entre sí. La infección periodontal puede inducir a un estado crónico de resistencia a la insulina. Este estado de hiperglicemia hace más difícil el control de los niveles de azúcar en aquellos pacientes con enfermedad periodontal. Es crucial que los pacientes diabéticos sean meticulosos en el control de placa dental. La placa dental solo es reducida con técnicas apropiadas de higiene dental. Estas consisten en cepillado post alimentación, uso diario de hilo interdental y aplicación periódica de enjuagadores bucales. Es logrando una buena salud oral que podremos alcanzar una optima salud en general.

El doctor David R. Echavarry es miembro de la Comisión de Educación Continua y de la Junta Editora de la revista Colegio Por Dentro, del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Only registered users can comment.